Taxista morboso echando un polvo con la zorra de Soledad

08 Soledad es una casada insatisfecha por su marido ya que apenas follan una vez a la semana y la verdad es que esta rubia lo que necesita es que le peguen una buena follada a su coño más a menudo es por eso que, sin que se entere su marido, de vez en cuando queda con chicos u hombres a los que ha conocido para practicar sexo sin compromiso con ellos y aprovechando que hoy su marido está todo el día de reuniones y no volverá a casa hasta la noche, esta zorra lo va a aprovechar y va a llamar a Moises, un taxista de treinta y cuatro años que conoció hace dos semanas y con él que se intercambió el teléfono ya que se gustaron y lo va a invitar a venir a su casa a comer donde después esta casada le va a poner la polla bien dura haciéndole un striptease muy caliente hasta quedarse completamente desnuda para dejarse comer el coño depilado antes de que termine echando un buen polvo con el taxista que le terminará llenando las tetas de lefa.

Tengo la gran suerte de trabajar de fontanero, una profesión que no está todo lo bien pagada que me gustaría pero a cambio tengo la oportunidad de conocer a chicas y mujeres adictas al sexo que no tienen compromiso y lo que buscan es buen sexo anal como es el caso de Yasmina, una colegiala murciana de veintiún años que esta mañana he ido a arreglarle el embozo que tenía en el retrete de su lavabo y al salir, me la he encontrado en ropa interior esperando que saliera para enrollarse conmigo mientras me sacaba la polla para ponerse de rodillas delante mío y hacerme una buena mamada a mi polla peluda hasta que no aguante más y le acabe salpicando las tetas con leche de mi polla.